¿Cómo aumentar nuestras defensas para conseguir una salud fuerte?

 El verano está llegando a su fin, y poco a poco, las temperaturas empiezan a descender. Pronto llegará el otoño, con sus cambios de tiempo. Para ese entonces debemos estar preparados; en función de cómo se encuentre nuestro sistema inmune, podremos cambiar de estación más o menos airosos.

Nuestras defensas son una pieza clave para nuestra salud. Gracias a ellas, nuestro organismo forma una barrera que impide que determinados virus y bacterias entren en contacto con nuestra sangre. Si nuestro sistema inmunológico está deteriorado, esta barrera no será lo suficientemente fuerte como para impedir que enfermemos, y, lógicamente, lo haremos. Esto ocurre cuando nuestras defensas están bajas; un proceso que ocurre con frecuencia, bastante más de la que nos imaginamos, y uno de las principales causantes de una mala salud.

A continuación de ofrecemos unas claves para que puedas aumentar tus defensas de manera natural, con tan solo realizar algunos cambios en los hábitos de vida. Tenlas en cuenta para mejorar el estado de tus defensas. Pronto empezarás a notar los primeros resultados; te encontrarás más enérgico y enfermarás menos.

Claves para aumentar nuestras defensas de manera natural

1-La alimentación es clave para conseguirlo

La alimentación es el factor más importante de nuestro cuerpo, pues determina de manera directa nuestra salud. Si queremos aumentar las defensas, podremos conseguirlo llevando a cabo una alimentación sana y equilibrada, en la que las frutas, verduras y vegetales estén siempre presentes en nuestros platos. Además, podemos tomar alimentos que se asocian con una subida de las defensas. Estos son el brócoli, el ajo, el jengibre y las naranjas, entre otros.

De la misma manera que debemos introducir alimentación natural en nuestros platos, también deberemos evitar la comida precocinada y ultra procesada, que no aporta nada saludable a nuestro organismo.

2-¡Integra el deporte en tu vida!

Llevar una vida activa tiene muchos beneficios para nuestra salud. Entre ellos, aumenta nuestras defensas de manera natural, lo que contribuye a que nos sintamos cada vez más saludables y enérgicos.

Aunque cada vez son más las personas que realizan deporte, todavía existen muchas excusas para no realizarlo. No tener tiempo es, con mucha probabilidad, la excusa más usada; no obstante, podemos integrar el deporte en nuestro día a día. Dejar el coche en el garaje y realizar nuestros trayectos andando; apuntarnos a clases de baile o hacer rutas con nuestra bicicleta los fines de semana son algunos ejemplos de cómo el deporte puede encajar en nuestra vida.

3-Bebe agua

El agua es fundamental para nuestro organismo. Gracias a su función depuradora, elimina toxinas de nuestra sangre y nos hace estar más saludables. La OMS recomienda beber entre 10 y 12 vasos de agua al día, distribuidos a lo largo de sus 24 horas. De esta manera, regularemos a la perfección el balance hídrico de nuestro organismo y evitaremos que la deshidratación sea una causa directa de una bajada de defensas.

4-Duerme lo suficiente

Dormir una media de 7-8 horas todos los días es fundamental para mantenernos fuertes y enérgicos. Además, estas horas deben dormirse del tirón, con las menos interrupciones posibles, en un ambiente cómodo y tranquilo. Acostarse y levantarse siempre a la misma hora contribuirá a ello de manera óptima.

Encadenar noches sin haber dormido suficiente interfiere en nuestro organismo, de manera que puede crear una bajada de defensas que debilite nuestro sistema inmunitario.

Con estos consejos, podremos aumentar nuestras defensas de manera natural y conseguir que la barrera protectora sea lo suficientemente sólida para evitar problemas de salud. Ponerlos a cavo demandará un cambio de hábitos que serán positivos en muchos aspectos, más allá de mejorar nuestro sistema inmune. Como consecuencia general, mejorará nuestra salud, creando un organismo saludable y sano. Por ello, es muy recomendable tenerlos en cuenta e integrarlos en nuestra vida cuanto antes.

¿Cuáles son los síntomas del COVID19?

 El COVID19 se inició en China a finales del 2019. Desde entonces, ha ido extendiéndose por todo el mundo, poniendo a prueba el sistema sanitario mundial y ofreciéndonos cifras escalofriantes; tan solo en España, ya se ha cobrado la vida de 30.000 personas, cifra que asciende a un millón a nivel mundial. Aunque estas cifras descendieron gracias al estado de alarma y sus prórrogas decretado por nuestro gobierno, actualmente sigue aumentando de manera muy superior a la esperada.

Mientras llega la vacuna, hacer uso de la responsabilidad individual es requisito indispensable para intentar detener la pandemia en la medida de lo posible. Conocer y reconocer sus síntomas y saber qué hacer si los experimentamos forma parte de esa responsabilidad tan necesaria que entre todos debemos asumir. Es por ello que a continuación explicamos en qué consisten los síntomas más evidentes del coronavirus y qué podemos hacer si experimentamos algunos de ellos.

Sigue leyendo para conocerlos y aportar tu granito de arena en la prevención de su extensión.

Los síntomas del coronavirus

El coronavirus posee unos síntomas muy semejantes a otros tipos de virus, como la gripe. No obstante, se ha demostrado que el COVID19 es mucho más agresivo que una gripe, por lo que deberemos alertarnos con responsabilidad si experimentamos algunos de ellos.

Los síntomas más frecuentes

Son aquellos síntomas que se dan de manera más notoria cuando nos contagiamos de coronavirus, y por tanto, son los más importantes para detectar la enfermedad y evitar su propagación. También están presentes en otros procesos víricos, por lo que experimentarlos no asegura poseer COVID19. Una prueba podrá determinar si estamos hablando, realmente, de este virus en particular.

Los síntomas más frecuentes son tres:

  • Fiebre
  • Tos
  • Malestar general

También encontramos otros síntomas, que, dentro de darse con gran incidencia, no son tan característicos:

  • Dolores generales de músculos
  • Diarrea
  • Dolor de garganta o tirantez
  • Problemas oculares, como conjuntivitis
  • Dolor de cabeza constante
  • Erupciones cutáneas
  • Pérdida parcial o total del olfato y el gusto
  • Pérdida de pigmentación en los dedos

Síntomas graves

En ocasiones, la enfermedad se agrava en el organismo. En este caso, produce unos síntomas muy característicos que demandarán atención sanitaria urgente. Estos son:

  • Dificultad para respirar, neumonía
  • Presión en el pecho
  • No poder hablar ni moverse

Hay otras señales que podrían estar indicando una mala salud, y que deberemos tener en cuenta constantemente. Podemos conocerlas visitando el enlace anterior. También podemos conocer las señales que indican una buena salud, aunque no son excluyentes de la posibilidad de infectarse de Coronavirus y/o cualquier otro virus.

¿Qué hacer si experimento alguno de estos síntomas?

Es probable que, a lo largo de la convivencia con el virus, experimentemos algunos de estos síntomas. Cuando esto ocurra, deberemos seguir el protocolo establecido, evitando crear alarma social y siguiendo las recomendaciones que se exponen a continuación:

1-Llamar al centro de salud.

Evitar, por todos los medios, acudir presencialmente al centro de salud para notificar nuestros síntomas. Existen teléfonos oficiales habilitados para realizar esta notificación, atendidos por personal sanitario cualificado, en los que se nos ofrece información veraz en función de nuestro estado.

2-Avisar a nuestros contactos

No se trata de crear alarmismo social, pero deberemos avisar a nuestros contactos, especialmente a aquellos con los que hayamos mantenido contacto físico en los últimos días, de nuestro estado. Aún antes de realizar la prueba y confirmar o descartar el positivo, será necesario que todos ellos guarden cuarentena hasta conocerse el resultado.

A su vez, estos contactos deberán avisar a aquellos contactos con los que han compartido espacio físico, sobre todo aquellos que lo han hecho sin las medidas de protección (mascarilla y/o distancia de seguridad).

3-Realizar PCR

PCR es la prueba diagnóstica del coronavirus, y se usa para determinar si el organismo contiene el virus en su interior. Se realiza mediante un análisis de sangre y los resultados tardan unas 24-48 horas, tiempo que deberemos permanecer aislados en nuestro domicilio.

Si el resultado es negativo, la persona podrá seguir con su vida sin más restricciones que las habituales. Por el contrario, si sale positivo, deberá guardar cuarentena en su domicilio. Los contactos que hayan mantenido contacto físico con ella también deberán someterse a la prueba, para lo que deberán llamar al centro de salud, iniciando este protocolo.

Conocer los síntomas y la manera de actuar en caso de experimentarlos será el primer paso para asumir la responsabilidad individual y conseguir, entre todos, descender los números de contagios y de muertes en todo el mundo.