El elemento Tierra en la Medicina China

El término chino para designar lo que en occidente llamamos “5 Elementos”, es “Wu Xing” (Wu = 5, Xing = movimiento, proceso, ir). Los 5 elementos describen un ciclo en movimiento, un proceso; y dentro de ese proceso, el Elemento Tierra desempeña un papel de reabastecimiento al final de cada estación. Así, al final de cada estación, la energía vuelve a la Tierra para regenerarse.

Los órganos que corresponden al Elemento Tierra son el Estómago y el Bazo, considerados la “Raíz del Cielo Posterior y el origen del Qi y la Sangre”, lo cual significa que, conjuntamente, son los receptores y transformadores del alimento en sustancias útiles para el cuerpo; es decir, son los que generan Qi (energía) y Xue (sangre) a partir de lo que nosotr@s aportamos al cuerpo.

El Estómago y Bazo nutren a todos los demás órganos, lo cual lleva a que si tonificamos estos dos órganos se está tonificando también indirectamente todos los demás órganos.

La Medicina Tradicional China, considera que se debe tonificar al Estómago y Bazo al final de cada estación (sobre todo a final del invierno), para ayudar a la energía a regenerarse. Y para ello aplica acupuntura y Moxibustión sobre determinados puntos.

Otras maneras de beneficiar al cuerpo, además de a través de los alimentos, es la respiración, de vital importancia ya que la aportación de aire al cuerpo forma Zong Qi (energía de reunión o pectoral) y “Un buen Shen” (un buen equilibrio emocional y paz mental).

El verano occidental es un buen momento para estas dos últimas cosas. Para llenar de alegría al corazón, de aire a los pulmones, y de buenos alimentos al estómago.

Si sumamos en verano occidental y la interestación Tierra china, es ahora cuando tenemos que “cargarnos las pilas” para nuestro otoño occidental. Para pasar al siguiente ciclo llen@s de energía.

Aprovechemos el momento, disfrutemos de la luz, de la variedad de vegetales, de los momentos distendidos. Probemos a simplificar nuestra vida y solo por probar, probemos a vivir el presente, caminemos este ciclo, sonriendo hacia el siguiente.