Rejuvenecer es mucho más que una visita al quirófano; es un cambio de actitud ante la vida; es darse cuenta de que somos responsables de muchas de las cosas que nos pasan y, entre ellas, está nuestra salud.El ser humano está constituido por mente, cuerpo y espíritu, y cuando una de esas partes enferma, repercute en todas las demás. Por eso no resulta raro que cuando estamos siempre preocupados podamos, por ejemplo, terminar padeciendo problemas de estómago.

Las causas del envejecimiento son múltiples, destacando las radiaciones solares, la contaminación, el tabaco, el alcohol, la alimentación inadecuada e, incluso, las situaciones de estrés que conducen a la oxidación celular, signo inequívoco del envejecimiento.

La salud se ve reflejada en cada una de las células de nuestro cuerpo. Cuidarnos desde dentro se verá reflejado externamente en nuestro cuerpo, en nuestra cara, en la calidad de nuestra piel y, aún más, en nuestro cerebro.

Un verdadero tratamiento anti-aging debe ser un tratamiento global, teniendo en cuenta lo que come, lo que bebe, cómo duerme, qué ejercicio practica o cómo gestiona sus emociones cada persona. Todo esto se verá reforzado por la mesoterapia biológica u homeomesoterapia.

- La mesoterapia es un método terapéutico que existe desde la década de los cincuenta y que fue descubierto por el Dr. Pistor, médico francés. Consiste en microinyecciones intradérmicas que permiten que los medicamentos se extiendan por los tejidos u órganos, obteniéndose unos resultados más rápidos y efectivos que con métodos tradicionales. Y se conoce como homeomesoterapia cuando se utilizan medicamentos homeopáticos.

- Consigue la estimulación de los tejidos para que recuperen su aspecto sano y natural, atenuándose las arrugas y reafirmándose los tejidos, aportando luminosidad e hidratación y causando un rejuvenecimiento global que, en conjunto, dará un aspecto más joven al rostro. Se utiliza también en casos de celulitis y obesidades localizadas, ayudando a la desintoxicación de la matrix extracelular. Por sus efectos lipolítico, drenador y favorecedor del retorno venoso, se consiguen resultados muy satisfactorios.

La homeomesoterapia es una verdadera medicina preventiva. Ayuda a retrasar el envejecimiento de cada una de las células de nuestro cuerpo, pero también es capaz de causar un rejuvenecimiento luchando contra los radicales libres. Un rejuvenecimiento que no sólo lo percibe la propia persona, sino también aquellos que le rodean, quienes, sin saber muy bien qué le ha ocurrido, le manifiestan un “te veo más joven” que no hace más que confirmar que es verdad que estamos rejuveneciendo. No estamos bebiendo de la fuente de la eterna juventud; simplemente, aceptamos que es un proceso que viviremos sin traumas, que hemos dado a nuestro cuerpo, a nuestras células todo lo que necesitan (nutrientes, hidratación, eliminación de toxinas, etc.) y esto se nos recompensará con un aspecto más joven y, sobre todo, sano.

Como verdadera medicina anti-envejecimiento permite, también, reducir el riesgo de patologías que, aunque suelen considerarse más típicas de la tercera edad, son cada día más frecuentes entre la gente joven, como la desmineralización, la arterioesclerosis, la hipertensión, el infarto, etc.

PLAN DE REJUVENECIMIENTO

La ralentización o aceleramiento del envejecimiento depende, en una parte, de la constitución de la persona; sin embargo, está también relacionada con factores externos.

Nutrición; la dieta debería ser rica en cereales integrales, frutas, verduras, legumbres, pescados, semillas como aporte de ácidos grasos omega 3 y 6, entre otros. Alimentos especialmente interesantes contra el envejecimiento son: el aceite de oliva virgen extra; las nueces; las semillas de sésamo, lino, calabaza y girasol; las legumbres secas; las verduras y las frutas de cultivo biológico, como ajo, cebolla, arándanos, granadas; un poco de chocolate negro, etc.
Líquidos; debemos beber agua suficiente para mantener el cuerpo hidratado. De nada vale utilizar una crema carísima para mantener la piel jugosa, lozana y joven si la persona no bebe agua, si vive en un ambiente cargado de toxinas y con calefacción, si fuma... Cuando la persona presenta retención de líquidos, ya sea por un problema de tensión, o por un mal funcionamiento renal o circulatorio, la homeomesoterapia nos permite poder administrar los medicamentos homeopáticos adecuados en determinados puntos, consiguiendo de manera más rápida y eficaz unos resultados satisfactorios.
Sueño; es fundamental dormir suficiente y tener un descanso adecuado. En ello influye lo que se cena, el ambiente de la habitación y hasta los problemas emocionales, entre otras muchas causas. Existen técnicas psicoterapéuticas para trabajar las emociones, y medicamentos homeopáticos que nos pueden ayudar a obtener un sueño profundo y relajado.
Actividad física; no es necesario un gran ejercicio; simplemente caminar al aire libre, bailar… cualquier ejercicio global será beneficioso. El Pilates que se acompaña de estiramientos adecuados y que favorece la flexibilidad de los tejidos, resulta un ejercicio interesante si buscamos rejuvenecer nuestro cuerpo, pues éste se vuelve más flexible y armónico.
Gestionar las emociones; se dice que un determinado pensamiento puede llegar a deteriorar nuestra salud. Por tanto, la modificación de nuestros pensamientos puede cambiar nuestro aspecto físico. Si nos tomamos la vida con más calma evitaremos el estrés.
En definitiva, la manera en que envejecemos depende en gran parte de nosotros mismos. Podemos ralentizar el proceso si actuamos de manera preventiva desde hoy mismo.