La Oligoterapia en la Mujer Embarazada

Una mujer lactante necesita un incremento de calorías, incluso superior, al que necesitó durante el embarazo, y se siguen manteniendo elevadas las necesidades de vitaminas y minerales, aunque disminuyen los requerimientos de hierro. En este contexto, en el que la nutrición de la mujer cobra una gran importancia, se debe estar muy atento a la aparición de determinados síntomas que ponen sobre aviso de la necesidad de suplementar la alimentación con algunos oligoelementos en la forma y dosis utilizados en oligoterapia.

En este sentido, la oligoterapia puede actuar en las embarazadas, tanto en tratamientos preventivos como en tratamientos curativos, en determinadas patologías propias del estado de gestación.

Por supuesto, hay que destacar que la oligoterapia no presenta ninguna contraindicación en embarazadas: no tiene efectos teratogénicos, ni tampoco interacción con otras medicaciones que puedan ser prescritas durante la gestación.


TRATAMIENTO PREVENTIVO PARA EMBARAZADAS

- SELENIO: los requerimientos de este oligoelemento se elevan durante la gestación. Teniendo en cuenta que un déficit de selenio puede conllevar un mal funcionamiento del sistema inmunitario y un aumento del estrés oxidativo en las células, es conveniente mantener una suplementación durante el embarazo con la siguiente posología:
 Selenio: una ampolla a días alternos durante el segundo y el tercer trimestre del embarazo.  


TRATAMIENTO DE ALGUNAS PATOLOGÍAS PROPIAS DEL EMBARAZO O LA LACTANCIA,
 O FRECUENTES DURANTE ESTE PERÍODO

- EDEMAS MALEOLARES: la hinchazón de tobillos es muy frecuente durante el embarazo, especialmente en los últimos meses. Si la aparición de edemas no se debe a ninguna patología cardíaca o renal importante, ni a la aparición de preeclampsia, éstos pueden ser tratados con oligoterapia de la siguiente manera:
Potasio: una ampolla diaria desde la aparición de los síntomas hasta el momento del parto.

- PROCESOS INFECCIOSOS: en las embarazadas es muy frecuente la aparición de infecciones urinarias pero, por supuesto, también pueden aparecer otros procesos infecciosos, especialmente de la esfera otorrinolaringológica. Si la mujer está siguiendo la pauta preventiva propuesta anteriormente con selenio y cobre-oro-plata, será suficiente con añadir:

- VÓMITOS DEL EMBARAZO: es uno de los síntomas más frecuentes y más molestos que pueden presentarse durante el embarazo. Generalmente, aparecen en el primer trimestre y es común que desaparezcan durante el segundo. El tratamiento de esta situación con oligoterapia se hará de la siguiente manera:
Níquel-Cobalto: una ampolla diaria.
Azufre: una ampolla diaria. Se seguirá con el tratamiento hasta que desaparezcan los síntomas.

- ANEMIAS POSTPARTO: en algunos casos, durante el parto, se produce una pérdida de sangre que provoca la aparición de una anemia ferropénica; en otros casos, la anemia se produce sin pérdida importante de sangre, pero sí condicionada por el aumento de las necesidades de hierro que se producen durante el embarazo. En cualquier caso, sin perjuicio del establecimiento de un tratamiento con hierro, la recuperación de este proceso será más rápida si se sigue esta  pauta:
Manganeso-Cobre-Cobalto: una ampolla diaria.
Cobre-Oro-Plata: una dosis diaria en ayunas. Es conveniente mantener el tratamiento es durante unos dos meses, dependiendo de la sintomatología y de las cifras de hemoglobina de la paciente.

- GRIETAS DE LA LACTANCIA: son un problema frecuente y realmente muy molesto, que puede llegar incluso a imposibilitar a la mujer continuar con la lactancia. El tratamiento con oligoterapia, además de resultar eficaz, tiene la gran ventaja de que no conlleva ningún problema para el bebé; es decir, no existe la necesidad de hacer una limpieza exhaustiva de la mama después de la aplicación de la oligoterapia y antes de la toma del niño, pues no existe ningún problema si el niño llega a ingerir algo de oligoelemento. Este hecho evita el daño mecánico que se produce a veces cuando se intenta limpiar la zona del tratamiento tópico convencional que se ha utilizado. El tratamiento con oligoterapia será el siguiente:
 Manganeso-Cobre: aplicar una ampolla en una gasa estéril sobre la zona a tratar dos o tres veces al día. Mantener la gasa el mayor tiempo posible aplicada sobre la zona afectada.

Recordemos, además, que cualquier otra patología que aparezca durante la gestación puede ser tratada con oligoelementos con las pautas conocidas y empleadas en no embarazadas.